En las afueras de Osaka hay un templo dedicado a los muñecos. Una tradición dicta que cuando los niños dejan de serlo, los padres llevan los juguetes a este lugar donde una serie de veces por año los suben todos a unas barcas y los arrojan al mar. 

Wakayama Awashima jinja

(The Dolls shrine) Osaka.